13 octubre, 2006
A tus pies Cristina
Esta es, sin duda, la reconoceria en cualquier lugar. Se trata de la parte inferior de la pierna de mi hija Cristina. Este hermoso pie, que de buen seguro seria capaz de calzar el zapato de cristal del cuento de Cenicienta, o las botas de siete leguas del Gato con Botas, estuvo pisando territorio portugues este pasado verano. Me gusta su forma y su simpatia, porque no me negarán que es simpatico, tanto como ella.

A buen seguro que estos maravillosos pies te llevarán lejos, tan lejos como tu imaginación pueda, disfruta de ellos porque como dice el poema:


Ya que no tengo alas,
me bastan
mis pies que danzan
y que no acaban
de recorrer el mundo.

Por praderas en flor
corrió mi pie ligero,
dejo su huella
en la humeda arena,
buscó perdidos senderos

holló las duras aceras
de las ciudades
y sube por escaleras
que no sabe
a donde llegan.

(Alaide Foppa)
 
Escrito por: Forastero en 11:18 p. m. | Enlace permanente |


1 Comentarios:


at 1:11 a. m., Anonymous cristiniña

un post precioso
me ha emocionado, en serio, no sé si porque tu niña tiene un nombre precioso (yo también soy Cris, jeje), o porque crecí sin un padre...
da igual, lo cierto, es que es muy bonito
ay, ese orgullo de padre!

 


Anuncios Relacionados

blogs