08 septiembre, 2008
El amor
Cuando el otro día paseaba con Rosa por el Parque del Príncipe nos sorprendió una pareja recién casada que se estaba haciendo el reportaje fotográfico, video incluido, de la boda. Lejos de ver a una pareja feliz, escudriñamos y estudiamos a ambos, algo que nos ocurre a menudo debido a nuestras respectivas experiencias y vidas pasadas. Era curioso como Rosa incidía en el aspecto que mas nos llamo la atención, el marido no le cogía la mano, no le hacia el mas mínimo gesto de “jolín que te amo”. Parecía un protocolo que debían cumplir… demasiado frío.

Ya hemos visto esto aquí en Aranjuez muchas veces, y me da que pensar. ¿Será que tienen en la cabeza mil y un detalles que les impide ver la verdadera naturaleza del compromiso al que han llegado delante de tanta gente y por supuesto de Dios?, (tenga el nombre que tenga).

Me los imagino pensando en el banquete de bodas, en si vendrá fulanito o menganito, en el viaje de luna de miel al Caribe, en la trampa económica que se han echado encima. Y ahí es donde yo quería llegar, “la trampa económica”. El coche, el apartamento, las letras… ¿será posible?.

Hay que ser muy equilibrado para lidiar con estos “miuras”. Todo esto viene a colación porque el Jueves pasado decía la “tele”, que por cuatro matrimonios que se realizan se divorcian cinco, por lo tanto somos deficitarios. Y recuerdo cuando el cura de “La escopeta Nacional”, el genial Berlanga hacia decir al cura aquello de “Y lo que yo caso no lo separa ni Dios”.

Etiquetas: , ,

 
Escrito por: Forastero en 5:41 p. m. | Enlace permanente |


0 Comentarios:




Anuncios Relacionados

blogs